Estimado embajador Zuquilanda,

Reciba un cordial saludo. Mi nombre es César Cedeño y quisiera dialogar con usted sobre su propuesta de gobierno. Habiendo leído su plan de gobierno me sorprende la pobreza con la cual ha elaborado sus objetivos de política exterior teniendo en cuenta que usted es un diplomático de carrera.  Este es el motivo por el cual me gustaría dirigirle algunas reflexiones e interrogantes sobre su plan de gobierno en materia comercial y de política exterior,

PUBLICIDAD__________________________________________________________________________________________________________________________ _____________________________________________________________________________________________________________________________________
  1. Recuperar la presencia del Ecuador en todos los escenarios internacionales para acceder nuevamente al mercado mundial.

Lo que más me sorprende de esta propuesta de política exterior es su nivel de abstracción, indefinición, y desconexión con la actualidad de nuestra política exterior. En primer lugar, su propuesta parte de una premisa que Ecuador no está presente en los “escenarios internacionales”, término que supongo usa para los distintos espacios internacionales donde se barajan decisiones importantes como la Organización de Países Exportadores de Petróleo, la Organización Internacional de Energía Atómica, o la Organización Mundial de Comercio. En segundo lugar, su propuesta no especifica cuáles son los escenarios internacionales donde estamos ausentes, sobre todos aquellos donde nuestra renovada presencia podría mejorar nuestro acceso al mercado mundial.  En tercer lugar, si en términos de presencia internacional que abra mercados nos referimos, me sorprende que su propuesta parece no conocer el gran éxito que nuestra representación permanente ante la Unión Europea, ejemplo de escenario internacional, tuvo para habilitar la aprobación de nuestro Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea. Estimado Embajador, me sorprende que esta propuesta sea tan vaga porque parece reflejar que su binomio no está al día ni siquiera con las noticias más relevantes de los últimos tres meses.

En este sentido mis interrogantes se dirigen a lo que usted entiende como presencia en escenarios internacionales, así como aquellos que habilitarán nuestro acceso a mercados. ¿Cuáles son los escenarios internacionales donde cree usted que debemos estar más presentes donde ya no lo estemos?  ¿Cuáles son los escenarios donde un aumento de nuestra presencia generará mayores mercados internacionales?  Tome en cuenta Embajador que, gran parte de las críticas a la gestión de Ricardo Patiño a cargo de la Cancillería se han basado en el aumento de presupuesto y personal. Entonces, ¿cómo logrará este aumento de presencia sin caer en las mismas prácticas del ex Canciller y cumpliendo con su promesa de campaña de recortar el gasto público “excesivo”?  En este sentido, recuerdo que en su entrevista con Jorge Ortiz en el 2012, usted criticó que en su gestión la Cancillería tenía solo seis vehículos y hoy estos superaban los 67. Pero me pregunto si los seis sumaban los vehículos de todas nuestras representaciones, internas y externas. Ciertamente, durante mi servicio como analista militar en la Cancillería nunca observe más de 10 vehículos en la instalación de 10 de Agosto y Jerónimo Carrión. ¿Cómo aumentará nuestra presencia con solo 6 vehículos, recortando personal, y tomando en cuenta que no tiene claridad sobre dónde es que no está presente el Ecuador en esta materia?  Mi preocupación es que, si mezcla objetivos vagos, datos inexactos, y diagnóstico inadecuado podríamos “cambiar Guatemala por Guatepeor” con su elección.

2. Ejercitar política internacional relacionada con el desarrollo integral del país

Esta es otra propuesta que amerita muchas interrogantes de mi parte debido a su abstracción, indefinición, y premisas potencialmente contraproducentes. En primer lugar, su propuesta no dice nada respecto a la relación que tiene la política exterior con el desarrollo integral del Ecuador.  Ciertamente, la primera propuesta me ayuda a entender que usted asume que una relación fuerte existe alrededor de la apertura de nuevos mercados. Pero ¿es esta la única relación entre política exterior y desarrollo? ¿De qué otras maneras usted cree que nuestra política exterior puede ser una herramienta de desarrollo integral para el Ecuador? La pregunta es relevante debido a que se relaciona a su premisa que la administración saliente no ha sido activa en explotar los potenciales vínculos. Más aún, existe evidencia para argumentar lo contrario: que la administración saliente ha sido activa en explotar las potencialidades que ofrece la política exterior al desarrollo del Ecuador.

Por ejemplo, la Cancillería asumió en el 2013 la gestión de políticas de migración y ha hecho esfuerzos económicos, humanos, y diplomáticos para defender los intereses de los migrantes ecuatorianos. Se ha aumentado el número de consulados, con el consecuente personal de servicios que requieren, en centros de población migratoria en España, Italia, Estados Unidos, entre otros.  En materia económica, si bien Martín Pallares explica que el Ministro Patiño habría auspiciado prácticas de contratación dudosas que afectaban la profesionalidad de la Cancillería, tampoco se puede negar que los 160 millones de dólares anuales de presupuesto del Ministerio sirven en gran parte a nuestros migrantes quienes dependen de los servicios de los consulados y del Viceministerio de Movilidad Humana. En materia diplomática, he sido testigo del trabajo sobrehumano de nuestras representaciones en la Organización de Estados Americanos, Organización de Naciones Unidas (Ginebra particularmente), y ante la Unión Europea para explotar oportunidades políticas que generaban soluciones para el desarrollo del país.

Entonces Embajador, me preocupan las indefiniciones y premisas de sus propuestas. ¿Cuál será su estrategia diplomática para mejorar lo que se ha hecho esta materia? ¿Qué oportunidades usted puede ver en el entorno internacional que no se han explotado y como las explotará (con costos y beneficios)?  Los costos son particularmente importantes debido a que nada es perfecto y en desarrollo económico hay ganadores y perdedores.  Esto es importante debido a que usted lidera una plataforma basada en la recuperación del agro ecuatoriano la cual es importante debido a que su vicepresidente, Johnnie Jorgge, es un líder del sector.  

Sin embargo, Embajador, ¿Que va a pasar con este sector cuando se implemente el TLC con Europa? Ciertamente habrá perdedores, concretamente agricultores que por sus productos y modalidades de negocios no puedan competir con Europa. Pero también habrá ganadores quienes no solo serán agro-exportadores con bajos costos productivos, modalidades de negocio competitivas, y cadenas de valor atractivas. También serán industriales, programadores, artesanos, textileras, y hasta sectores de servicios como bancos y cadenas hoteleras. Usted podría responder, como lo hace en su plan de gobierno, que recuperará “la credibilidad del agricultor ecuatoriano, con políticas sostenibles y tecnológicas que incrementen nuestra producción”.  Pero ¿cuál es costo de oportunidad de ofrecerle esto al sector, Embajador? ¿Por qué no ofrecérselo a alguno de los sectores que se beneficien del TLC con Europa? ¿Qué es mejor para el desarrollo nacional una economía agraria en un mundo de economías de servicio o una economía de servicios capaz de adquirir alimentos localmente y/o internacionalmente? Entonces Embajador, ¿qué hará usted en política exterior y desarrollo nacional tomando en cuenta que habrá perdedores y ganadores, pero que su plataforma por el momento es un sector que, fuera de las grandes firmas agro-exportadoras, mayoritariamente perdería en estos acuerdos?

Esta interrogante se vuelve especialmente importante en torno a dos propuestas de campaña que usted ha hecho. Primero, ha propuesto un Tratado de Libre Comercio con EE.UU. indicando que es el destino del 42% de las exportaciones ecuatorianas. Segundo, ha explicado que su organización política mantiene una relación con el Presidente-Electo de los Estados Unidos, Donald Trump, y que con la ayuda de Lucio Gutiérrez, candidato para la Asamblea Nacional, se fijará el pacto que necesita el país. Entonces, Embajador, si lo entiendo bien ¿Es su estrategia obtener un TLC con Estados Unidos mediante la cercanía entre Donald Trump, el Partido Sociedad Patriótica y el Coronel Lucio Gutiérrez? A pesar que Donald Trump ha sido muy claro en revisar Tratados de Libre Comercio tan fuertes como el NAFTA entre Canadá, Estados Unidos, y México; ¿usted le está prometiendo al país un tratado comercial con un Presidente estadounidense claramente anti-libre comercio basado en la amistad que tiene su partido y el Coronel Gutiérrez con Donald Trump? ¿Es esta la única estrategia que usted, un diplomático de carrera, propone para una promesa tan obviamente difícil como la de un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos en tiempo de un Presidente anti-libre comercio? ¿Acaso la amistad por la que usted apuesta obviará el hecho que Estados Unidos, para darnos el “pacto que necesita el país”, tendrá que aceptar concesiones contra su sector agrario el cual le ha dado, precisamente, la victoria a Trump por su discurso anti-libre comercio? Embajador, para un diplomático de carrera, ¿no le parece que su propuesta de política internacional para el desarrollo integral tiene demasiadas abstracciones, imprecisiones, y premisas contraproducentes? Estimado Embajador, estas preguntas revelan nuevamente que sus propuestas podrían ser un coctel para la decepción de muchos sectores y votantes.

3. Recuperar lo más pronto posible la institucionalidad y profesionalismo del servicio diplomático.

Para finalizar, Embajador, me gustaría comentar y preguntar respecto a su propuesta final sobre la recuperación de la institucionalidad y profesionalismo del servicio diplomático. A fin de tener un diálogo honesto me gustaría aclarar algo para el beneficio de la opinión pública: las reformas al servicio exterior implementadas por la actual administración han sido terribles. Hemos pasado de contar con una Academia diplomática a educar a nuestros futuros diplomáticos en el Instituto de Altos Estudios Nacionales con programas académicos que no los preparan realmente para ser operadores de política exterior.  La selección de muchos diplomáticos en efecto deja bastante que desear. Personalmente, vi casos de seleccionados sin conocimiento de idiomas, habilidades cuantitativas, o inclusive preparación de pregrado adecuada.  Lastimosamente, los casos de seleccionados que dejan mucho que desear algunas veces coinciden con la implementación de cuotas raciales para sectores vulnerables como indígenas, afroecuatorianos, e inclusive costeños.  No estoy diciendo que todas las minorías seleccionadas dejaron mucho que desear, solo que cantidades importantes de minorías manifestaban problemas en su preparación que sembraban dudas de los estándares de sus procesos de selección.

Al mismo tiempo que vi casos de fracasos en las reformas de la administración saliente, también vi y supe de serios casos de negligencia profesional en nuestros diplomáticos de carrera.  Supe del caso de un Embajador de carrera en un país del medio oriente que, prácticamente, puso en riesgo la vida de una diplomática ecuatoriana debido a que la misma no le rindió tributo y pleitesía.  También supe del caso de una Ministra de carrera que plagió secciones enteras de un documento técnico de suma importancia para tomar definiciones en giras a una región del mundo. Supe de diplomáticos de carrera que, por posicionarse en la ONU ponían primero los intereses de la organización antes que los del Ecuador. Hubo el caso de un Embajador que actuó directamente contra órdenes de Quito respecto a un organismo regional. En vivo y directo vi Embajadores de carrera que no entendían la noción básica que en Europa del Este había que decidir si se apoya a la Federación Rusa o a las ex Repúblicas soviéticas y que no se podía apoyar a las dos mutuamente por intereses radicalmente opuestos. También está el caso de un Embajador de carrera quien causó un bochornoso incidente en un supermercado de Lima al lanzar epítetos raciales contra una cliente que estaba cerca de él.  Al parecer Embajador, hay problemas de desempeño tanto en el nuevo como el antiguo servicio exterior.

En este sentido mis preguntas son dirigidas a cuánto de su propuesta se implementará tomando en cuenta que ningún grupo es mejor que el otro. Primero, ¿Cómo su administración discriminará los perfiles adecuados que han sido seleccionados por la administración saliente para el servicio exterior? Segundo, ¿Qué medidas tomará para que no tengamos dos comunidades de diplomáticos, sino que haya un solo servicio exterior cohesionado, de calidad, y comprometido con el Ecuador mas no con organizaciones internacionales? Tercero, tomando en cuenta los problemas de cargos políticamente adjudicados que ha revelado Martín Pallares, ¿Pondrá usted fin a la práctica de nombrar el 25% de nuestros Embajadores de personas que apoyaron su elección conocida como la “cuota política”?  Esto es importante Embajador toda vez que el Gobierno del Coronel Lucio Gutiérrez generó problemas con esta práctica que motivó la investigación del entonces Congreso Nacional.  Cuarto ¿Por qué es que la recuperación del servicio exterior es un objetivo en su plan de gobierno cuando el servicio exterior es un medio más que un fin en sí mismo? Esto me parece preocupante ya que usted se ha posicionado como un estudiante de expertos que “introdujeron” a la Cancillería la práctica de la planificación. Al parecer Embajador, usted ha olvidado el principio básico de diferenciar medios de fines y no hacer a los primeros objetivos en sí mismos.  

Embajador Zuquilanda, todas estas son preguntas muy importantes debido a que sus propuestas no reflejan mucha elaboración y más bien dejan muchas dudas de la manera en la que se han elaborado.  Esto es preocupante ya que usted ha afirmado tener “plaquetas” de propuestas que tienen soluciones para todos los problemas del Ecuador.  La verdad que no sé qué significa para usted este término, pero asumiendo que significa algún grupo o matriz de problemas, soluciones, y estrategias identificadas su plan de gobierno no las refleja.  Por ende, estaré atento a su respuesta aclarando más lo que, de momento, son propuestas de política exterior demasiado oscuras, vagas, y pobres para un profesional de la materia como usted.

Saludos cordiales,

PUBLICIDAD__________________________________________________________________________________________________________________________ _____________________________________________________________________________________________________________________________________

César Cedeño

Foto: GkillCity.

  • Galo Vazquez

    Esta y las otras cartas abiertas a los candidatos a presidente son unas auténticas joyas de colección. La variedad de contundentes preguntas dan a entender claro y conciso sobre los trapos sucios, las falencias, el pantanoso terreno que pisamos y el lúgubre como tormentoso panorama en el horizonte por el que esos liderazgos nos intentan conducir a las y los ecuatorianos, mientras que cada cual ensimismado en su ego, obseso por el poder social (sabrá Dios para que fines no mencionados), incapaces de buscar y encontrar el consenso que une, fortalece y facilita la concreción de los objetivos nacionales a mediano y largo plazo, a sus propuestas de liderazgo las describen como la mejor, la que sobresale de la chusma, la que a las multitudes sacará del pantano, del hoyo, la miseria. ¡Por favor!

    ¿Opciones? Jugárnosla con el novedoso, enmarañado y escarpado camino, ese que pregunta al corazón para que responda, el mismo que consulta a la multitud para que decida y no es otro que el individual, el de la responsabilidad consigo mismos y la existencia, masivo buen trato psicológico, ejercicio de la voluntad y el talento colectivo, consensos o al menos la voluntad de las sucesivas mayorías ante los relevantes temas sociales, el de la democracia directa. En la posibilidad, ¡La opción!

    • César Cedeño

      Gracias por tu comentario. La verdad que las propuestas de Zuquilanda si dejan muchisimo que desear. Leer su plan de gobierno me dejo preocupado tanto de la calidad de profesionales que produce el servicio exterior, tomando en cuenta que el es parte de su pinaculo, asi como de nuestros candidatos.