Querido Iván:

Te escribo esta carta como un ciudadano común, preocupado por los destinos de su país, como un hombre joven, de casi 31 años, tú tienes 33. No busco criticar tu postulación sino entender qué la motiva: no es poca la sorpresa de muchos ecuatorianos al ver tu poco conocido nombre en la papeleta de votación.

PUBLICIDAD__________________________________________________________________________________________________________________________ _____________________________________________________________________________________________________________________________________

Tu principal carta de presentación es haber sido Director Regional del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, una entidad que no marcha muy bien que digamos. Además de ese, no has ejercido otro cargo público de relevancia, que permita a la ciudadanía confiar en tu gestión, y, a jóvenes interesados en la política, como yo, tenerte como referente generacional.

Ahora me surgen varias preguntas. La más importante: ¿por qué vas directamente por la Presidencia —la más alta aspiración de todo político— sin antes haber ensayado con candidaturas de menor jerarquía que te permitan ganar experiencia en el complejo campo de la administración pública?

No se trata de tu edad: por el contrario, para mí es un aliciente porque me enorgullece ver que jóvenes emprendedores tienen el deseo de asumir retos políticos. Sin embargo, lo que he podido ver en medios de tu campaña me ha decepcionado de manera absoluta. Lejos de preocuparte por los problemas de coyuntura tan importantes que vive nuestro país —la crisis económica, las cargas impositivas altas, el extractivismo indiscriminado, los acreedores internacionales, la crisis migratoria, la falta de empleo, el analfabetismo, la devastación del terremoto— (como te darás cuenta ninguno de estos problemas se soluciona con carreteras, como muchas ocasiones han pretendido que creamos) has preferido iniciar un discurso populista, que denota nulo asesoramiento técnico.

El problema de tu discurso demagógico es que se trata del populismo más peligroso: ese que amenaza, el discurso populista penal. En días pasados dijiste:“si es necesario el día de mañana en el país, tanto para violadores como para gente asesina, aplicaremos la pena de muerte”. Me aterra. No sólo porque tu especialidad parece ser alarmar a la ciudadanía, o denunciar como responsables de todos los males de la sociedad a quienes están presos —un grupo marginal que, por cierto, en este país es atropellado por los órganos de justicia y el sistema carcelario—, sino que tu afirmación es inhumana e ignorante.

Hay un argumento técnico jurídico que decides omitir no sé si por desconocimiento o porque crees quenosotros lo ignoramos.. Es por esta razón, querido Iván, te escribo y te explico esto en breves líneas.

La inviolabilidad de la vida es un derecho humano consagrado en dos instrumentos internacionales primordiales —Convención Americana de Derechos Humanos y Declaración Universal de los Derechos Humanos—, insertos, hace algunas décadas, por nuestra legislación. Por eso cualquier norma que pretenda, a través del Estado, violar los derechos humanos, en especial a la vida, es inconstitucional y va en contra del Sistema Internacional de los Derechos Humanos: no tiene validez jurídica. Por eso tu propuesta no sólo es cruel sino que no es viable jurídica ni políticamente. Todo esto me demuestra que tu afán populista está lejos de tener un discurso y análisis serio e informado que permita a la sociedad civil entender el valor de tu candidatura.

Me amarga que un joven, como yo, tome como carta de presentación de su carrera política la muerte de otros seres humanos, para legitimarse como líder político, más aun en un país que últimamente se ha visto tan dividido, producto, precisamente, del odio generado por el discurso político.

Me despido, no sin antes señalarte la ironía de tu campaña, eres el primer médico cirujano que pretende acceder a la política procurando matar, no curar.

Éxitos.

PUBLICIDAD__________________________________________________________________________________________________________________________ _____________________________________________________________________________________________________________________________________

Fotografía tomada de la página oficial de Facebook del candidato..

  • SebastianAndres

    Inviable? No se puede denunciar el tratado? No voy a votar por el; pero se refirió a la consulta popular previa que permitiría aplicar la pena de muerte. NADA ES “INVIABLE”; todo es posible. Te recomiendo revisar las formas y causales para terminar unilateralmente un tratado internacional; luego puedes hablar de “viabilidad jurídica y política”. No se necesita tener experiencia en un cargo administrativo hasta ahora todos los iluminados de AP han tenido su carrera “profesional” en alguna sede administrativa, ministerio u órgano estatal, ¿Y que aprendieron en esos años de servidores públicos? Las falencias que deben ser resueltas? Los errores que perjudican el desarrollo de esa cartera de estado? Algo que les origine la intención de corregir o mejorar las cosas? NO! Lo unico que aprendieron es donde pierde ojos la contraloria, donde pierde ojos su propio organo, donde pierde ojos el pueblo; para robar, acaparar, guardarse rapido rapido, lo que más puedan para ellos, anzurriosos con plata ajena, despreocupados por el malestar que generan, ignorantes del daño que causan a su propio país. No los culpo directamente, pero si a sus taitas cojudos, narcotraficantes, piratas de frecuencias estatales, burocratas dedonominados que les enseñaron del amor por la plata y no del amor por la patria. En fin, cualquiera que tenga la intencion de postularse para presidente, que no este relacionado con AP o con algun otro partido de “los mismos de siempre”, cualquiera que simplemente tenga un poco de decencia y verguenza de la situación actual del país y se animé a intentar un cambio es bienvenido.

    • Juan Pablo Torres

      Infórmese usted señor: no se puede denunciar los tratados y su inaplicación conllevaría a la expulsión de Ecuador de la ONU y de la OEA, lo que sería un desastre en materia de política internacional, incluyendo bloqueos económicos y nula cooperación. Hay que pensar antes de hablar.

      • Krupskaia

        Juan Pablo, si se
        puede denunciar un tratado, usted puede revisarlos y todos contienen la cláusula
        de denuncia por parte de los Estados parte. En el caso de la CONVENCION
        AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS, revise su artículo 78. Estoy de acuerdo con usted en lo demás.

        • Juan Pablo Torres

          No se puede denunciar tratados que consagren el Sistema Universal de Derechos Humanos, es decir todos los de la ONU, la Convención es un caso particular.

  • Damián Andrade

    Excelente, a mi me llamó la atención el hecho de ver un candidato joven, pensé que iba a ser una innovación pero realmente fue una decepción al ver ese discurso populista que no visibiliza una propuesta coherente y se limita a palabras sin más criterios que el de emocionar a unos cuántos. Y bueno, en realidad la posibilidad de denunciar un tratado existe, aunque como menciona el autor de la entrada, sería una política exterior errática que rompe con la hegemonía de las políticas exteriores de la región. Y aún así se denuncien los tratados, nuestra Constitución prohíbe toda reforma que menoscabe derechos y el planteamiento de la pena de muerte es una total aberración a nuestro Estado de derechos…

  • Roberto Segovia

    A mí me recuerda al Correa de 2006, cuando luego de mucho años, alguien joven y con ese espíritu revolucionario se atrevía a desafiar a los viejos partidos, a los llamados “los mismos de siempre”, ya sabemos lo que ha pasado en estos diez años. El punto es que de repente, pueda darse que alguien relativamente desconocido (Correa fue ministro, Espinel estuvo en el IESS) se brinque a todos y llegue a una segunda vuelta, especialmente cuando los otros candidatos son viejos conocidos, con un amplio historial y el binomio oficialista, que a “ojo pelado” se asumiría que van a ganar, por primera vez no es un Correa, serán muy Lenin muy Glass, pero el jefe es el jefe.

  • Miguel Mauricio Luna Chang

    Me he atrevido a intervenir en este portal, al que considero oportunista por haber estado antes radicalmente a favor del gobierno y ahora en rotunda contra, solo para puntualizar una cosa: casi me convenzo de la veracidad y coherencia de esta carta hasta que leí la última línea. Y, señores, los nueve párrafos son incompatibles con la última palabra. No es posible decirle todo eso al señor Triviño y al final desearle “Èxitos”.
    Una falacia más disfrazada de cordialidad de parte del señor Torres y GKILLCITY.

    • Francisco Morales

      Tener columnistas con diversos criterios en diferentes tópicos no es oportunismo, se llama pluralidad. Si lo que Usted quiere es leer sólo lo lo que gusta, y es opositor, le recomiendo que lea 4pelagatos, si es oficialista pues lea El Telégrafo.

  • Scala Musical

    Estamos acostumbrados a creer, la sociedad nos a hecho ver como victimas a los victimarios, que su niñez, que sus padres, que la Pobreza, que las agresiones y cicatrices, que son victimas de la sociedad y que hay que entender que nadie merece la muerte ni el maltrato o el castigo adecuado, siempre ahora han querido que veamos que a los delincuentes y sociopatas hay que tratarlos con amor por poco debido a su marcas de la niñez, que la sociedad no le dio la oportunidad que no estudio y asi mil cosas mas para meternos en la cabeza que ellos tienen derechos, vernos como gente irracional porque no debemos tomar justicia por mano propia porque es pecado, por que es inmoral, porque seremos como ellos, Puras y falsas mentiras…! Cuando uno de estos te asalta, o te agrede, no sienten compasión, no tienen cargo de conciencia, con insultos golpes y amenazas te quitan el esfuerzo que tanto te costo, de un disparo un golpe o una puñalada matan a tu ser amado o a ti dejando en el abandono a tus hijos, las carceles se llenan de estos y se convierte en un circulo vicioso en donde se entrenan mas y mas junto a reos de mayor experiencia, pero hasta para matar a estos hay que buscar la forma menos dolorosa y mas humana mientras ellos degüellan a un ser que no conocen o golpean o clavan sus cuchillos en quien no se deja robar…! Hoy en esta sociedad las victimas son ellos y los derechos y defensas se aplican solo para el agresor, mientras la victima queda en un mar de Incertidumbres y abandonada por el vacio legal al que se enfrenta, a las amenazas si denuncia, Derechos Humanos… esta gente no se a leido ese libro, no sabe de los tratados ni conoce la compasion…! se organizan para lastimar y solamente quitarte lo que tu esperaste años para tener, para a la vuelta de la esquina tomar tu vida y tus pertenencias, el candidato no tiene ni experiencia ni posibilidades de ganar sin embargo en este mundo en donde el delincuente es victima el es visto (EL CANDIDATO) como inhumano un loco y exagerado…! solo cuando te hagan daño y te quiten lo que amas de un tiro o una puñalada pediras la pena de muerte, mientras tanto, sigue dedicate a asombrarte y a juzgar que algunos deseemos que la pena de muerte se aplique a criminales de algunas indoles en donde haya agresion y muerte..!

    • Mauricio Torres

      En muchos paises donde se busca la rehabilitación del criminal, los índices de criminalidad son menores. Donde las mismas víctimas reconocen que no tienen el derecho a infligir un castigo, porque es algo barbarico e hipócrita; porque denuncian un crimen y repiten el mismo. Si el problema es el sistema judicial y penal, hay que solucionarlo, pero para que brinde soluciones, no para buscar castigo y venganza. Repito, los países que ponen en practica estos principios, tienen de las menores tasas de criminalidad del planeta.

  • Galo Vazquez

    A los presos, culpables e inocentes, los veo como una más de las víctimas del sistema que faculta aberrantes privilegios a grupos de poder, efecto de lo cual, grandes agrupaciones sin poder sufren las consecuencias (prácticamente maniatados y sin opción práctica a reclamo). Si es que habría justicia social, esta tendría que empezar por los que provocan los males sociales, las causas, y no por las víctimas, los efectos. Claro que eso sólo en democracia participativa y eso es otra historia.